Cómo grabar en video una capacitación

Las siguientes recomendaciones son para producir y publicar videos basados en la grabación de una clase, un seminario o una capacitación de varios días. No aplican si la grabación estará a cargo de un profesional o de una empresa productora de video, ya que son recomendaciones muy generales. Tampoco son recomedaciones del tipo encuadrá con tu cámara y dejala grabando, cosa que puede hacerse perfectamente pero que no alentamos. Nuestra hipótesis es que si producimos materiales con cierto cuidado, las personas que acceden a estos materiales perciben ese cuidado y la experiencia de aprendizaje es más placentera y efectiva.

La cámara

Sin entrar en tecnicismos, corrijo una versión anterior de este post: las cámaras de video de algunos teléfonos celulares sí pueden hacer un buen trabajo, en este video de Wistia lo cuentan tan claro como el agua. En verdad hablan de micrófonos, pero hay un momento en el que graban con un iPhone a una persona hablando desde un punto fijo, sin micrófono. El resultado se ve y se escucha bastante bien. La única restricción es que la persona no se mueva y esté a menos de 2 metros de distancia de la cámara, en un ambiente silencioso.

Ahora bien, si no tenemos ese esquema de capacitador hablando desde un punto fijo y muy cercano a la cámara, vamos a necesitar algo como ésto:

SOny HVR-Z1

Es decir, una cámara que al menos incluya conexiones externas para micrófonos y un control de zoom de fácil manejo. Por supuesto, también un trípode.

En la sección de servicios de MercadoLibre aparecen equipos como éstos ofrecidos en alquiler. Mejor aún, se puede contratar la jornada de grabación con el camarógrafo incluído, que es la pieza fundamental ;). En Buenos Aires y al día 10/01/2013, se puede contratar a un operador con su cámara, trípode y micrófono inalámbrico por U$S 80-100 la jornada.

El micrófono externo

El micrófono externo es el elemento clave para este trabajo, porque el micrófono propio de la cámara registra todos los sonidos del ambiente, incluyendo los que no escuchamos naturalmente. En una situación de clase real, es un requisito ineludible.

sony-lavalier-solapero-corbatero-inalámbrico

De qué micrófono hablamos. El micrófono externo debe ser como el de la imagen. Es un micrófono inalámbrico o wireless, es decir sin cables y de tipo solapero o corbatero. Estos micrófonos tienen dos partes: el receptor, que se conecta a la cámara y el emisor (con el micrófono propiamente dicho) que es lo que lleva el capacitador en un bolsillo o colgado en la parte de atrás del pantalón, vestido o lo que lleve puesto. Es algo mínimamente invasivo, como muestran graciosamente en el video de Wisitia. Atención: las dos partes del micrófono llevan pilas y suelen tener una autonomía de 8 horas, después de lo cual la calidad de sonido empieza a decrecer rápidamente. Es recomendable poner pilas nuevas a las dos partes al empezar cada jornada.

Ubicación. El micrófono propiamente dicho (“la cápsula” le llaman a veces) se abrocha en la ropa del capacitador, cerca de su boca. Recomendamos que el micrófono no quede en un lugar visible, puede ubicarse detrás de una solapa (por eso se llaman solaperos o corbateros) o debajo de una camisa o suéter. Si se ve todo el tiempo molesta al usuario que ve el material y al mismo capacitador, que no puede olvidarse de que está siendo grabado.

Conexión. Una cámara de video como la de más arriba tiene dos entradas de audio, denominadas CH1 y CH2. El receptor del micrófono tiene que conectarse a uno de esos 2 canales de audio, no importa a cuál. El otro canal de audio debería recibirá el audio general del ambiente, es decir el del micrófono propio de la cámara. Este doble ingreso de sonido es un reaseguro en caso de corte del micrófono externo, pero también una manera sencilla de capturar el audio de las preguntas o los comentarios de los alumnos, aunque se escuchen con algo de ruido ambiente.

La prueba. Antes de que empiece la capacitación tenemos que probar el sonido. En serio, tenemos que hacerlo, después es tarde. Hay un solo momento para probar el sonido y es antes de empezar a grabar. Lo escribo 3 veces para que quede claro. Es una buena práctica explicarle al capacitador o profesor lo que vamos a hacer y tener el tiempo para hacer estos 2 minutos de prueba.

Dónde pongo la cámara

tripode abiertoLa decisión de ubicar el trípode a un costado del aula para “no molestar” a los alumnos es una mala idea: el docente nos quedará mirando todo el tiempo de pefil, apuntando su mirada hacia un costado de la pantalla. El mejor lugar para la cámara y su trípode es la zona central del aula, para que la mirada del docente quede lo más frontal posible al eje de la cámara. La distancia ideal, sin embargo, habrá que verla de acuerdo a las posibilidades que brinde el zoom de la cámara. Deberíamos ubicarnos a una distancia tal que nos permita hacer un plano medio del capacitador (cara + pecho) pero también un plano general de la situación (capacitador entero + cabezas de alumnos).

¿Me muevo o no me muevo?

Para tener un buen registro de una clase el camarógrao tiene que acompañar con fluidez todos los movimientos del capacitador. Si hay algo proyectado, hay que poder verlo pero seguramente no durante todo el tiempo. Es decir, el camarógrafo tiene un trabajo contínuo mientras dure la clase, tiene que reencuadrar a cada minuto o a cada segundo. Por ello es importante que el trípode permita movimientos fuídos y que el control del zoom sea del tipo profesional y no del tipo touchscreen, como lo es en las cámaras automáticas.
Con una única cámara es difícil capturar también la imagen de los participantes cuando preguntan o hacen comentarios o debaten durante la capacitación. En todo caso, si queremos registrarlos no hay que cortar la grabación durante el movimiento de la cámara. Podríamos necesitar el audio de ese momento, que se sigue registrando perfectamente mientras nos movemos.

Una cosa más

A veces la persona que está grabando no se atreve a detener una clase porque tiene que cambiar de tarjeta o de batería. Si se puede cortar, mejor para la grabación: se puede esperar a que el capacitador llegue a un final de frase, a un cambio de tema. Pero si no fuera posible hacerlo, si no es parte del acuerdo con el capacitador, entonces le vamos a recomendar al camarógrafo que lleve las cintas-tarjetas-baterías cargadas siempre dentro de su bolsillo, para que el cambio sea rápido.

También tengamos la precaución de clasificar cada tarjeta que sale de la cámara. Unos pocos segundos en ese momento nos pueden ahorrar dolores de cabeza en la edición.

Seguramente se nos olvidan varios consejos, pero los aquí reseñados son un buen comienzo. Si una capacitación dura varios días quizás se necesiten dos personas que puedan ir turnándose en la operación del equipo, es agobiante trabajar en esa posición durante más de 6 horas corridas. En cualquier caso, si la capacitación va a durar varios días y se pretende llegar a cientos de personas en forma online, no estaría mal consultar a un camarógrafo profesional.

Si te sirvieron estos consejos, compartí este artículo!

Dejá una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s