Buscar

En este artículo

6 buenas razones para grabar cursos en video

Los cursos en video son actualmente una de las estrategias más difundidas en la capacitación online. La síntesis y la diversidad de recursos que ofrece el video dan lugar a distintos tipos de producción, desde sencillas entrevistas a expertos hasta producciones especialmente preparadas para empresas y universidades.

En el desfile de formatos podemos encontrar:

  • Captura de pantalla o screencasts, típicos de la enseñanza de software.
  • Presentaciones de PowerPoint con la voz grabada del presentador.
  • Videos explicativos animados, generalmente para temas complejos que deben explicarse en poco tiempo.
  • Clases grabadas delante de una pantalla, clases por Zoom y otros.

Dentro de todas las variantes posibles, hay una que desde nuestro punto de vista ofrece una muy buena relación costo-beneficio: la grabación y edición de un curso presencial. Obviamente para grabar cursos en video hay que contar con la buena disposición de los expertos temáticos, ya que debe aceptar que grabemos sus clases, sus demostraciones o algunas entrevistas con las que se editarán las clases.

Si estas grabaciones se hace con ciertos cuidados y luego se arreglan algunas cosas en la edición, la estrategia de producir los cursos en video ofrecerá las siguientes ventajas:

1. El capacitador hablando es mejor que su texto escrito

Cuando el experto está ahí y nos habla, conocemos sus matices, sus gestos, su búsqueda de ideas en vivo. Todo ello nos suele generar más confianza en lo que comunica que el mismo texto leído por un locutor.

2. Todo puede editarse

En la edición se pueden cambiar muchas cosas. Se pueden recortar explicaciones y silencios, destacar conceptos con gráficas superpuestas, inclusive agregar párrafos adicionales leídos por un locutor (o por otra voz) y por supuesto, subtitular y/o transcribir toda la clase, etc. Así, la grabación pasa a ser un texto editable que además se puede combinar con otros recursos audiovisuales.

3. Se puede buscar un tema o una palabra

El curso puede separarse en capítulos o segmentos de unos pocos minutos. Cada segmento puede verse como un título en un menú interactivo muy sencillo, una lista de videos o playlist al estilo Youtube. Así obtenemos un temario y al mismo tiempo una forma de recorrer rápidamente y encontrar los contenidos del curso que estamos buscando.

4. Los cursos en video también incluyen actividades

Se pueden incorporar todos los recursos didácticos del eLearning, desde actividades SCORM hasta documentos para descargar. Si las clases grabadas y editadas se alojan en una plataforma, se puede hacer que el curso reporte qué segmentos de video fueron vistos por cada usuario. Esto se llama mapa de calor en algunas plataformas y es una formade reporte independiente de los cuestionarios.

5. Pueden medirse los avances de los cursantes

Por supuesto, también se le pueden agregar cuestionarios o encuestas entre segmentos de video . Las preguntas pueden servir para generar la interacción de los alumnos o para comprobar si comprendieron algún concepto. Todo puede reportar a una plataforma, SCORM o del protocolo que sea.

6. La difusión es a mínimo costo

Un capacitador puede ser grabado en el mejor auditorio, sucursal o sede y ser visto en toda la organización, a nivel regional o global. Puede hablar en un idioma pero estar subtitulado en varios otros.

Además, hay algo que es común a todos los formatos de capacitación online: los cursos en video son más cómodas de seguir que su versión presencial con horarios. No hay problemas de transporte ni de clima que afecten la asistencia a un curso grabado. Puede accederse desde cualquier dispositivo con conexión y en cualquier momento del día.

– –

¿Estás por grabar tus cursos presenciales? Te sugerimos cómo grabar en video una capacitación presencial y cómo hacerlo con 2 cámaras.

Artículos relacionados

Facebook
X
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *